Las cuevas más impresionantes del mundo

En Fit 2 Trip te mostramos 8 de las cuevas más impresionantes del mundo. La mayoría de ellas se pueden visitar, así que si tienes la oportunidad de viajar a alguno de estos países, no pierdas la ocasión de explorar estas maravillas de la naturaleza.

Son Doong, Vietnam

La cueva de Son Doong se localiza en la provincia de Quang Binh, en Vietnam, y es considerada la mayor cueva natural del mundo, con 200 metros de altura, 200 metros de ancho y al menos 8,5 km de largo. La cueva fue descubierta en 1991 por Ho Khanh, un local, y explorada y publicada por un grupo de científicos británicos en 2009. El primer grupo de turistas que pudo explorar la cueva lo hizo en agosto de 2013 en un tour guiado que costó 3.000 US$ por persona. Hoy en día se necesita un permiso para acceder a la cueva y éstos se emiten con muy poca frecuencia. Para la temporada de 2019 y 2020, la cual tiene lugar desde febrero a agosto se han emitido 1000 permisos.

Source: National Geographic

Cueva de Hielo Cerca del Volcán Mutnovsky, Russia
Fue descubierta por casualidad en 2010 por un grupo de exploradores cerca del volcán de Mutnovsky, a 72 km aproximadamente al sur de la capital de Petropavlovsk-Kamchatsky. La cueva fue excavada en el glaciar por un río subterráneo que proviene de una fuente termal que brota del mismo volcán Mutnovsky. Las luces increíbles que brillan de color púrpura, azul, verde y amarillo son el resultado de la luz solar que fluye a través del hielo glacial hacia el mundo oculto de abajo.

Source: National Geographic

Naica Mine, Mexico
Esta impresionante cueva situada en Nica, México se estima que tiene alrededor de 600.000 años de antigüedad y está llena de más de 170 obeliscos luminosos de hasta 12 metros de alto, los cristales más grandes jamás vistos. La mala noticia es que está cerrado al público debido a su profundidad, calor y otros problemas. Pero se pueden ver imágenes increíbles de esta cueva.

Source: National Geographic

Cueva Glaciar Vatnajokull, Islandia
Esta cueva se encuentra en el glaciar Vatnajokull de Islandia, el glaciar más grande de Europa. Las cuevas como estas se forman debido a la fusión del agua helada glacial, que es la razón por la cual constantemente se rompen y cambian de forma. Si decides ir, tendrás que hacerlo acompañado de una guía. Hay muchos tours disponibles, pero debes reservarlo con anticipación, ya que es una atracción muy popular para los turistas.

Source: National Geographic

Cuevas Batu, Malaysia
El complejo de templos de las Cuevas Batu, el cual se eleva casi a 100 m del suelo, consta de tres cuevas principales y algunas más pequeñas. La más grande, conocida como la Cueva de la Catedral o la Cueva del Templo, tiene un techo muy alto y cuenta con santuarios hindúes ornamentados. Para llegar, los visitantes deben subir un empinado camino de 272 escalones. Las cuevas de Batu en Malasia han sido utilizadas por colonos ingleses y chinos, así como por los indígenas Temuan. Tienen alrededor de 400 millones de años y ahora es el punto focal del festival hindú de Thaipusam en Malasia.

Source: National Geographic

Glowworms Cave, New Zealand
Las cuevas Waitomo Glowworm, ubicadas en el norte de Nueva Zelanda, son hogar de la Arachnocampa luminosa, una luciérnaga única en Nueva Zelanda. Este insecto cuelga brillantes hebras de seda del techo de la cueva y brilla para atraer presas desprevenidas. Hay rutas organizadas que llevan al visitante a través de tres niveles diferentes e incluyen un paseo en bote bajo la luz de las luciérnagas.

Source: National Geographic

Cueva Flauta de caña, China
La cueva Flauta de caña, de 240 m de largo en Guangxi, China, ha sido visitada por turistas durante al menos 1200 años. La cueva es el hogar de una espectacular variedad de estalagmitas y estalactitas, pilares de piedra y formaciones rocosas creadas por la deposición de carbonato. Se llama así por las cañas que crecen en su boca, que se pueden convertir en flautas. Puedes entrar a la Cueva de Flauta de caña y seguir la ruta en forma de U que lleva alrededor de una hora. Al final de la visita puedes obtener flautas de caña de recuerdo.

Source: National Geographic

 


Comparte este artículo

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Al continuar navegando, entendemos que estás de acuerdo con su uso. Leer más.