El Camino de Santiago… una experiencia que se dice debes hacer al menos una vez en la vida

Todos los seres humanos en algún punto de nuestras vidas, ya sea pronto o tarde, deseamos hacer una pausa, ya sea por una situación adversa, agotamiento de la monotonía, o simplemente la necesidad de tomar aire para recomenzar nuestro dia a dia y recargar energías. Cuando escuche acerca del camino de santiago me interese mucho en ir, en ese preciso momento no me fue posible, porque para alguien que tiene obligaciones laborales, familiares o diferentes ocupaciones no es fácil sacar varios días para tener una experiencia como esta.

Usualmente cuando piensas en vacaciones se viene a tu mente ir a la playa, descansar, comer y desconectarte. Pero una experiencia en el camino de santiago es algo totalmente distinto.

Que es el camino de santiago?

El camino de Santiago es una ruta que se hace caminando, otros la hacen en bicicleta o a caballo, está dividida en etapas de 15km a 30km que se deben recorrer diariamente y cuyo fin es llegar a la tumba del apóstol Santiago localizada en la catedral de Santiago de Compostela en Galicia (España). Usualmente esta ruta se hace como peregrinación cristiana, aunque muchos hoy en día, hacen el recorrido con motivos diferentes a lo religioso, pero principalmente espirituales.

La leyenda dice que realizar el camino de santiago e ir a abrazar la estatua del apóstol Santiago donde se encuentran sus restos encontrados cientos de años antes y lo cual fue la razón de la construcción de la catedral alrededor, podría conceder que el interceda ante Dios por nuestras peticiones. Para hacer el recorrido, la ruta más sencilla de realizar es de 100 km desde Sarria, las últimas etapas del camino francés la cual permite obtener la compostela: un diploma entregado por la iglesia católica, escrito en latín, que certifica la peregrinación realizada por motivos religiosos o espirituales en devoción al apóstol Santiago. El camino de santiago puede hacerse desde distintos puntos, fuera y dentro de España, los más comunes son el camino Frances, Portugues y del Norte.

¿Como fue la experiencia?

En mi caso fue algo que sentia que debia hacer, un llamado en el cual sentía que necesitaba ir porque tal vez luego no podría hacerlo. En un momento en el que necesitaba recomenzar mi vida, replantearme metas, y hacer un stop para continuar. Las circunstancias fueron propicias para realizarlo, pues en ese preciso momento no tenía trabajo, había terminado mis estudios y disponía de tiempo suficiente, por lo cual tome la iniciativa, asi que empece a averiguar que necesitaba.

Dicen que: “el camino comienza desde el momento en que decides hacerlo” y así fue. Cuando empiezas por investigar y ver la cantidad de personas que lo hacen y las increíbles y mágicas historias de los peregrinos, te hacen sentir aún más ansioso de ir y descubrir si es tan cierto tantas cosas buenas que dicen. Empecé por averiguar qué necesitaba llevar, ya que es necesario tener una mochila muy bien equipada y lo mas importante, muy ligera. Empecé a ver muchos videos, blogs e información para poder prepararme de la mejor manera para hacer el camino. Preparar la mochila para mi fue muy difícil, en donde tenía que analizar cada cosa que debía llevar y la cantidad adecuada de peso para evitar lesiones, decidir entre lo esencial y lo innecesario es un reto. El siguiente paso a la mochila fue comprar los tiquetes de avión y reservar los alojamientos, debido a que cada etapa cuenta con albergues (alojamientos) públicos y privados. Los alojamientos públicos son comúnmente usados por los peregrinos cuestan €6 la noche y puedes dormir en una litera compartiendo habitación con aproximadamente 30 personas. Los albergues privados cuestan entre €10 a €20 y son literas en una habitación compartida de aproximadamente 6 a 15 personas dependiendo del lugar.

El alojamiento en albergues otro de los retos que debes enfrentar en el camino, donde encontrarás personas de toda clase, personas que no les importa hacer ruido, otras más cuidadosas, otras con mal genio, etc. Se trata de eso precisamente, de enfrentarse con muchos retos que luego los podrás reflejar en tu vida diaria. Lo más mágico del camino es encontrarte con personas reales, con personas que te demuestran quienes son verdaderamente sin importar las apariencias ya que en el camino no te vas a preocupar por irte muy bien vestido ni por el maquillaje que llevas puesto. Unicamente podras ver personas que se muestran tal y como son y es una de las razones por la que es tan mágico.

Cada persona que va al camino tiene propósitos diferentes, y es una experiencia mágica como el camino te lleva a encontrarte con las personas indicadas para enseñarte lo que necesitas aprender o te da alguna respuesta a muchas de tus preguntas, entonces de alguna manera resulta ser sabio. Hay quienes van por diversión y simplemente encuentran personas con este mismo propósito, hay otros que buscan soledad y allí la encuentran. Y hay otros que como yo, que buscaban momentos de reflexión y soledad, pero por el contrario, me encontré en cada etapa personas maravillosas con diferentes tipos de pensamientos e historias, cada uno de ellos me enseñó cosas maravillosas que nunca olvidaré y que aplicare siempre. Además pude hacer amigos reales, que aún conservo y esta clase de amistad es muy difícil de conseguir en una vida agitada y que carece de tiempo suficiente para relacionarse verdaderamente con otros. Cada dia es una experiencia distinta, te preocupas solo por levantarte a lograr caminar tu etapa, en el camino encuentras paisajes y lugares hermosos, personas auténticas y aunque te pueden aparecer ampollas, dolores o ganas de regresar a casa, siempre logras levantarte al siguiente dia con ganas de seguir caminando y lograr alcanzar tu meta.

En el momento de llegar a la catedral después de caminar varios días enfrentando retos en cada etapa, en cada albergue donde duermes, en organizar tus comidas, pero que al mismo tiempo disfrutas de paisajes de conversaciones valiosas y de una desconexión del mundo rápido, lleno de apariencias y muchas veces vacío, resulta ser una experiencia que no debes perderte. Y cuando llegas a la meta y obtener la compostela es un sentimiento indescriptible de satisfacción de haberlo logrado, cuando en muchos momentos todos tenemos la duda de poder alcanzarlo. Esta fue una corta historia de mi experiencia del camino que espero pueda ser de inspiración para aquellos que lo han pensado hacer alguna vez y aquellos que no conocían acerca de ello, porque a cada uno le brinda experiencias distintas y momentos que jamas se olvidaran.


Comparte este artículo

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Al continuar navegando, entendemos que estás de acuerdo con su uso. Leer más.