Viajar con niños

En Fit 2 Trip queremos compartir con vosotros algunos consejos útiles para viajar con niños:

Antes del viaje

  • Perded el miedo. Viajar con niños es posible, simplemente se necesita un poco de paciencia, ilusión y  ganas de pasarlo bien. Los niños son más adaptables de lo que creemos así que confiad en ellos y dejad sorprenderos.
  • Elegid el destino teniendo en cuenta la edad de los niños y en función de ella, considerando variables como el clima (ni muy frío ni muy caluroso), la distancia (evitad las distancias muy largas con niños muy pequeños), los riesgos (estabilidad política, seguridad y salud), y las actividades disponibles.
  • Involucrad a los niños en la planificación del viaje. Contadles lo que vais a ver, consultad juntos mapas del destino elegido, aprended sobre sus costumbres y cultura. Podéis leer libros ambientados en el destino o ver alguna película o documental. La motivación y la estimulación de su curiosidad son esenciales.  
  • Preparad toda la documentación necesaria con antelación: DNI o Pasaportes, visados, libro de familia, carne de familia numerosa, etc.
  • Haced una lista de lo que queréis llevar y hacedla con antelación para evitar olvidar cosas importantes o, por el contrario, acabar cargando de más. Si los niños son pequeños podéis preparar la maleta juntos, para que vayan tomando responsabilidades y se sientan parte del viaje.
  • El coche es uno de los medios de transporte preferidos por las familias, por su gran flexibilidad. Es imprescindible hacer paradas regularmente y aconsejable planificar la ruta antes de salir para que no haya ningún imprevisto. Localizad las áreas de descanso y posibles lugares intermedios que visitar (si el viaje es muy largo, podéis pernoctar en algún punto intermedio). La música y las películas son buenas aliadas para mantenerles entretenidos durante el viaje.
  • Llevad un botiquín con los medicamentos habituales para niños, además de tiritas, y alguna pomada para golpes y heridas.

Durante el viaje

  • Recordad que los niños tienen un ritmo más lento que el de los adultos así que es mejor tomarse el viaje con calma. La clave es ser flexible. Está bien planificar rutas y actividades, pero con un margen de maniobra si queremos evitaremos acabar frustrados.
  • Involucradles en la planificación de actividades. Esto no significa que vosotros tengáis que hacer todo lo que ellos quieran. Cada miembro de la familia puede expresar sus preferencias y elegir una actividad. Es interesante que los niños aprendan a convivir en grupo y respetar a los demás. El objetivo es un viaje para todos, en el que haya equilibrio entre las actividades.
  • Identificad a los niños por si se pierden. Existen pulseras de silicona con el teléfono de los padres grabado incluyendo el prefijo del país. Son impermeables, no se borra la información y no producen alergias.
  • Sumergiros en la cultura y costumbres del lugar, para que los niños entiendan y acepten las diferencias culturales. Podéis acudir a centros educativos, o compartir estancia con alguna familia local. Es interesante que prueben nuevas comidas y sabores.
  • Educar viajando. Un viaje es una oportunidad de aprendizaje. Aprovechad para afianzar conceptos matemáticos y practicar idiomas; para enseñarles geografía, orientación, biología, geología, historia y arte.
  • Es importante que estén en contacto con la naturaleza y que se diviertan sin necesidad de un aparato tecnológico. Podéis construir juntos cabañas con palos, recoger diferentes tipos de hojas y hacer un herbario, o hacer carreras de barquitos por el río.
  • Aprovechad las horas de sueño de los niños para desplazaros y recorrer largas distancias.
  • Es bueno que desde pequeños vayan teniendo responsabilidades. Podéis darles pequeñas tareas o misiones, como encargarles que transporten un plano o una botellita de agua, o que hagan fotos de los detalles que les gusten.

Después del viaje:

  • Seleccionad las mejores fotos, imprimirlas y haced un álbum de fotos juntos, escribiendo el nombre de los lugares visitados e incluso anécdotas. Repasad el viaje juntos.

En Fit 2 Trip te recomendamos asegurar a todos los miembros de tu familia con un seguro de viajes que se adapte a vuestras necesidades. Los seguros de Fit 2 Trip ofrecen diferentes niveles de cobertura: básico, estándar y premium y están disponibles para viajes sencillos o múltiples viajes durante todo el ano.

 


Comparte este artículo

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Al continuar navegando, entendemos que estás de acuerdo con su uso. Leer más.